Bienvenidos...

... a la historia de un grande del amateurismo pincharrata: Saúl Horacio Calandra (1904-1973). El Toro Calandra. Número cinco, centrojás, dueño del mediocampo como nos gusta a los hinchas de Estudiantes: con garra, sacrificio, orden, solidaridad. Jugó de 1922 a 1929, y con sólo 25 años abandonó el fútbol por una lesión, dejando una huella imborrable. Varios textos de este blog integran un libro del periodista Rafael Labourdette -publicado en julio de 2012-, con prólogo de Walter Vargas y distribuido en La Plata, capital e interior del país. También, analizamos cada partido del Pincha y la gloriosa historia del fútbol albirrojo. ¡Gracias por acompañarnos!

PEDIDOS

<b>PEDIDOS</b>

Nolo


(Por Pichuko) Los caprichos del destino hicieron que Barcelona fuera el lugar desde donde el Nolo Ferreira se despidiera de este mundo el 29 de julio de 1983, hace hoy 32 años. Quizá se trató de una última finta, junto a los suyos, para que la triste noticia nos llegara desde lejos, como extraña. Un hombre humilde y sencillo fuera de la cancha y genial dentro del eleven albirrojo. Fue para muchos el más grande de su época y aquellos que lo vieron jugar lo han puesto a la altura de Maradona y Pelé. Por eso, a modo de merecido recuerdo por sus cualidades futbolísticas y humanas, esta pequeña semblanza de 1930 que supiera entregar Monsieur Perichon. Disfrutémosla. (click en la imagen para ampliarla)

3 comentarios:

farolito pincha dijo...

Conmueven historias como estas!
Gracias al gran Nolo y el equipo de Profesores Estudiantes es un grande del fútbol!!
Vamos Pincha! Con estas raíces y estos ejemplos tenemos que superar los malos momentos.

Cordobé dijo...

Gran aporte Don Pichuko!

Como se extraña leer a periodistas que saben escribir...

Salú al gran Nolo!

Salú Pincharratas!

Sonrisa de Obisp* dijo...

Lujazo, Pichuko!

Gracias por acercarnos parte de nuestra his7-0ria, recordando al glorioso Nolo (Grande entre los Grandes).

Que su recuerdo oriente al Pincha en el partido que hoy jugará en un Seven Zero Arena genéticamente vinculado a nuestro Pilo7-0 Olímpico.

Abrazo a la cofradía.